El Teatro del Liceu de Barcelona

Paseando por Las Ramblas de Barcelona, uno de los edificios que llamará tu atención es el Teatre del Liceu.

El Teatro del Liceu de Barcelona

El  Liceu (nombre oficial: “Gran Teatro del Liceu”) se construyó en 1847, principalmente financiado por aportaciones particulares. Posteriormente éste se conocería como “el primer teatro del Liceu”, ya que el edificio se ha quemado dos veces a lo largo de su Historia.

Pocos años después de la construcción del primer teatro, concretamente en 1861, un gran incendió destruyó casi por completo el Teatro del Liceu. Sólo se salvaron del incendio la entrada y el salón de los espejos, que curiosamente fueron las dos zonas que también se salvaron en el siguiente incendio.

Su reconstrucción fue rápida. Muy rápida. El Liceu volvió a estar en funcionamiento en sólo un año, gracias a un proyecto bajo la dirección de Josep Oriol Mestres. Algunos años más tarde, la desgracia volvería al teatro, que quedó bastante afectado por el atentado anarquista de 1893, cuando Santiago Salvador tiró una bomba en la platea que causó 20 muertos.

Al empezar la Guerra Civil Española, en 1936, El Liceu fue expropiado, nacionalizado y convertido en Teatro del Pueblo Catalán. Tres años más tarde, en 1939, volvió a manos de sus propietarios y recuperó su nombre.

El actual Teatro del Liceo, tras el incendio de 1994.

El segundo teatro del Liceo siguió su actividad hasta que el 31 de Enero de 1994, otro incendio destruyó casi por completo el edificio. En poco más de una hora la sala, el escenario y gran parte de las instalaciones adyacentes quedaron destruidas por completo. Casualmente, al igual que en el incendio de 1861, la entrada y el salón de los espejos volvieron a salvarse de las llamas.

El mismo día del incendio de 1994, el Patronato del Liceo acordó la reconstrucción del teatro en el mismo lugar, y dejó encargado el proyecto al arquitecto Ignasi de Solà-Morales.

Tras el incendio del 1994, el nuevo proyecto para reabrir el Teatro del Liceu aprovechó para modernizar y mejorar sus infraestructuras e instalaciones, especialmente en cuanto al escenario, accesos y movilidad del público y personal escénico. Además, se amplió la superfície del Teatro, pasando de 16.000 m2 a 35.000 m2 de superficie y convirtiéndole en un equipamiento cultural más abierto al público.

Pese a todo, el Liceu debe considerarse como una unidad artística a pesar de las diversas fases y épocas de construcción y reconstrucción a las que ha estado sometido.

El Liceo tiene tres fachadas y una medianera y dispone de una cubierta plana en el extremo triangular de las Ramblas con la calle de Sant Pau y otras cubiertas planas a diferentes niveles en el resto del nuevo edificio.

Desde el punto de vista arquitectónico, cabe destacar del Teatro del Liceu el vestíbulo, la escalinata, el salón de los espejos (El Vergel)y la reconstrucción de la sala con el mismo estilo decorativo.

Visitar El Liceu de Barcelona por su interior es muy recomendable. Las visitas, de aproximadamente 1h. 30min. de duración. Las entradas pueden comprarse en la web oficial del Teatre Liceu o bien en el mismo edificio.

 

Valoración

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *