Una visita nocturna por Santa María del Pi

Decenas de miles de personas pasan cada día ante la majestuosa iglesia basílica de Santa María del Pi en el barrio gótico de Barcelona sin saber que es posible realizar una visita nocturna en su interior.

Muchos turistas y algunos barceloneses miran atentamente sus sobrios muros y su impresionante rosetón gótico (el mayor de Catalunya), conocido desde el siglo XV cómo “El Rosetón de la Sangre” debido a la mortandad que el antiguo rosetón (el actual es más moderno) ocasionó al caer sobre los fieles que salían de misa un domingo  del siglo XV a raíz de un terremoto cuyo epicentro estaba situado en la gerundense comarca de la Garrotxa.

Aunque su factura actual, salvo algunos muros, es gótica del siglo XIV, sabemos con toda seguridad que esta impresionante obra bajo-medieval está edificada sobre restos mucho más antiguo, ya que, diversas fuentes nos hablan de una iglesia prerrománica del siglo X, y, muy posiblemente una muchísimo más antigua paleocristiana o visigótica.

Hacer una visita nocturna por Santa María del Pi es algo que sin duda promete ser apasionante. Y ahora, gracias a Adsentia Barcelona, es posible disfrutar de esta curiosa actividad los jueves, viernes y domingos a través de la ruta “Basílica del Pi Secreta”, de aproximadamente dos horas.

Una visita nocturna por Santa María del Pi

Como decíamos, se trata de una actividad incomparable y apasionante (sobre todo para los aficionados de la fotografía), a pesar que si el visitante está algo versado sobre la historia de dicho edificio puede observar ciertas carencias en dicho recorrido.

Una guía muy amable nos contará una parte muy limitada -y excesivamente “oficial”- de la historia de Santa Maria del Pi y nos permitirá escucharla sentados en el coro detrás del altar. Una experiencia que, con la ayuda de una recoleta oscuridad y la Fuerza (con mayúsculas) que tiene todo edificio religioso de estilo gótico, nos ayuda a viajar, casi de manera onírica, a siglos pretéritos de fervor, cuando no de fanatismo y oscurantismo religioso.

La guía hace una demostración de cómo el incienso religioso sube hacia las alturas dl templo desde el altar de Santa Maria del Pi

La guía hace una demostración de cómo el incienso religioso sube hacia las alturas dl templo desde el altar de Santa Maria del Pi

Una visita a ciertas salas del edificio que jamás se pueden visitar es un verdadero aliciente dentro de esta visita nocturna por Santa Maria del Pi.

El plato fuerte de la visita nocturna es cuando, invitados a subir a lo más alto de su impresionante campanario octogonal de casi 60 metros, que tuvo en un principio cierto aire castrense, se entrega a cada visitante una muy lograda imitación de las antiguas “linternas” que se utilizaron cómo luces de mano desde tiempos del Bajo Imperio Romano hasta muy entrado el siglo XVIII.

Con la ayuda de aquellas reproducciones como única luz iremos subiendo escalón a escalón por una impresionante, por estrecha y arcana, escalera de caracol hasta llegar a la parte más alta del campanario de Santa Maria del Pi, ya inmersos en la más profunda noche.

Una veintena de magnificas reproducciones de la slinternas medievales serán la única luz que acompañará a los turistas en su ascenso por los casi 60 metros del octogonal campanario

Una veintena de magnificas reproducciones de las linternas medievales serán la única luz que acompañará a los turistas en su ascenso por los casi 60 metros del octogonal campanario

Sus inmensas campanas de fundición que durante siglos se encargaron de mantener informados a los vecinos de la zona, fuera para llamarlos a misa, fuera para alertar de una contienda militar ( toque de somatén) parecen mirarnos desde sus enclaves.

Cada campana tiene un nombre; siendo posiblemente la más famosa la conocida cómo “la bruixa”.

Se invita a uno de los visitantes, preferentemente alguien de apariencia recia, a que toque la campana de la misma manera que se hizo durante siglos. El badajo de la campana parece hipnotizar a quines lo contemplan en la semioscuridad del lugar.

Junto a las inmensas y pesadas campanas se pueden observar todavía los restos de lo que fue la “casa de los campaneros”. Apenas unos grandes nichos donde malvivía aquella gente, y que, en tiempos fríos eran realmente difíciles de habitar.

Desde lo más alto del campanario y tras poder gozar de una refrescante copa de cava catalán gentileza de los organizadores, el visitante podrá disfrutar de la que sin duda es la mejor vista panorámica nocturna de toda Barcelona.

Sin duda un paraíso para cualquier aficionado a la fotografía, ya que, en ningún otro lugar de Barcelona, tan siquiera Montjuïc, se puede gozar de tan privilegiada panorámica nocturna.

El descenso del campanario por la medieval y lítica escalera de caracol nos llevará otra vez a la nave principal, donde, se nos contará algo más de dicho edificio, gloria del gótico catalán

La nocturna visita, ortodoxa cien por cien, aunque en un principio pueda parecer que adolece de ese conservadurismo clerical, vale la pena para quien quiera visitar la parte menos conocida del majestuoso templo medieval, aunque dejará un tanto frío aquel que desea escuchar puntos básicos de Santa María del Pi como por ejemplo la historia, aunque sea la “oficial”, de su más famosos habitante, Sant Josep Oriol, santo varón y paragnosta reconocido; o de alguna de sus historias más heterodoxas que no se mencionan.

En definitiva, una interesante visita nocturna a uno de los más bellos templos de Barcelona; con un intento de hacernos viajar durante un par de horas al mediévolo. Y, un pequeño regusto amargo a quien espera escuchar “secretos” que, por no saber o no querer explicarnos, se quedan sin salir de los labios de los organizadores de dicha interesante visita turística. A pesar de ello, una visita que no dejará indiferente gracias al hechizo que siempre desprende nuestra ciudad, especialmente por la noche.

Valoración

One thought on “Una visita nocturna por Santa María del Pi

  1. Puneet

    I never even thought of snieeg this movie but now after your review I guess I will although am not a fan of Javier Bardem but I love spanish music and art. Thanks for the wonderful review Myassi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *