Resto-in, comida de restaurante a tu domicilio

entrantes Resto-in

Aunque el fenómeno de la comida a domicilio está en pleno auge, la verdad es que la mayoría de empresas que lo ofrecen se basan en ofertas de comida fast-food que, aunque para un día puntual pueden ser una solución, nada tienen que ver con comer en un buen restaurante. Por suerte, algún buen comedor de los que disfruta en la mesa (¡cómo yo!) pensó en buscar solución al problema y de aquí nació Resto-in, un servicio de comida a domicilio que ofrece comida de calidad, traída de una listado de restaurantes a escoger -entre los cuales, incluso, podemos encontrar alguno con estrella Michelín- y que convertirán tu comedor en un verdadero restaurante.

Resto-in puede ser una solución genial tanto para aquellos días en que no quieres cocinar, como cuando te apatezca comer algo especial o incluso si estás de viaje en Barcelona y te alojas en algún hostal u hotel sin servicio de comidas pero con salas habilitadas para comer. ¡El restaurante lo montas tú!

Pedir comida a domicilio con Resto-in paso a paso.

Lo primero es bajarse su app o entrar a su web (www.resto-in.es) e introducir el código postal. A partir de aquí, elegiremos tipo de restaurante. ¿Qué nos apatece comer hoy? Comida japonesa, francesa, italiana, mediterránea o, ¿por qué no? ¡catalana! Vamos a probar algo de nuestra tierra. Esto es exactamente lo que hicimos el otro día.

Una vez elegido el tipo de comida te salen los restaurantes de ese tipo que hay en tu zona.

Entrando en sus fichas verás su carta, con sus platos -algunos con fotos, otros sin. Y se te empezará a hacer la boca agua.

Cada plato tiene un precio y, a partir de aquí, el proceso de compra es casi idéntico al de cualquier ecommerce. Cuando le das a “añadir a tu carrito”, algunos productos tienen opciones adicionales, como en el caso de la carne, que te permite elegir el punto de cocción. Además, todos los productos presentan un apartado de “instrucciones adicionales” (por ejemplo, por si a una pizza le quieres quitar la cebolla).

Tienes entrantes, primeros, segundos, postres y bebidas; todo depende del restaurante que elijas.

Una vez con tu cesta virtual ya completa, rellenas tus datos, pagas a través de pasarela bancaria y el pedido empieza. Normalmente tarda alrededor de una hora. Cabe remarcar que la hora aproximada de entrega que se te informa, al menos en el caso nuestro, se cumplió rigurosamente.

comiendo en Resto-in (comida a domicilio)

Además, es de agradecer que en todo momento la app te permite hacer un seguimiento en tiempo real del repartidor y del estado de tu pedido.

¡Todos a la mesa! ¡A comerrrr!

El pedido llegó ¡bien! El restaurante elegido era el 3 Focs, un lugar con una muy buena reputación en el barrio del Eixample.

Éramos dos personas cenando, con lo cual optamos por dos entrantes más o menos ligeros y un segundo por cabeza y dos postre.

comiendo en Resto-in (comida a domicilio)

Los platos llegan perfectamente cerrados y calientes, aun así, os recomendamos no esperar mucho en comerlos, porque precisamente es uno de los valores añadidos: el recién hecho.

Los entrantes

Surtido de quesos y ensalada 3 Focs.

entrantes Resto-in

La ensalada estaba muy lograda y la acompañaba una curiosa salsa buenísima. Los quesos eran de calidad, que es lo que cuenta, aunque cómo plato no tienen una gran elaboración.

El plato principal

Entrecotte de ternera

comiendo en Resto-in (comida a domicilio)

La web anunciaba que pesaba 400 gramos y sí, aunque no lo pesé (lógicamente), estoy segura que era su peso. Aunque tenía un poco más de grasa de la deseada, estoy segura que gracias a ello quedó en su punto y nada seco (lo pedí muy hecho, ya que detesto la carne cruda, y a menudo muy hecho y sin nada de grasa equivalen a “carne cartón”).

Magret de pato.

comiendo en Resto-in (comida a domicilio)

Creo que fue el plato que menos convenció, no por su sabor, que era bueno, sino por la simplicidad de su presentación. Estoy segura que lo mismo en restaurante debe cambiar… pero visto así, en la bandeja, te esperas algo más.

Llegamos al postre

¡Aunque llenos, siempre hay lugar para un dulce! ¿verdad? 🙂

Un delicioso tiramisú y una jugosa y dulce tarta tatín se encargaron a poner punto y final a esta completa cena. La verdad es que es todo un lujo convertir por un día el comedor de casa en un restaurante de calidad sin tener que cocinar y que además la comida venga sola en moto 🙂

Tiramisú

Os lo recomendamos probar al menos una vez, para disfrutar de la experiencia. La variedad es muy amplia y si os gusta comer ¡vale mucho la pena!

Licenciada en Periodismo y enamorada de Barcelona desde 1986. Disfruto escribiendo posts y haciendo fotos de mi ciudad natal para BCN City Hotels, tarea que combino con la comunicación y el marketing online y que me mantienen siempre hiper-conectada a Internet.
Valoración

Comentarios / Comments

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *